ComentarioNoticias

Un segundo de responsabilidad

Un segundo de responsabilidad. Los riesgos del ciclismo suelen asociarse a la carretera, donde parece imponerse la típica reflexión ciclista de que en el monte «te caes más, aunque duele menos…» Pero sucede que el ciclismo de montaña a veces es mucho más montaña que bici. Y tenemos que tenerlo en cuenta.
La bici puede ponernos muy lejos de los demás. En el monte no hay bares donde parar a tomar algo y recuperar fuerzas… ni sitios donde sea fácil que te vengan a buscar. Dependemos de nosotros, de nuestras fuerzas y habilidad y dependemos y mucho (TODO) de nuestra bici.
Cuando andes escatimando un euro ante un cambio de cadena o unas cubiertas nuevas o unas pastillas de freno piensa lo que puede suponer romper una cadena allí, o rajar una cubierta, o partir una llanta.
Dos o tres horas (o más) porteando una bici, con unas zapatillas horribles para caminar, quizás con mal tiempo, mojado, quizás con las horas de luz justas, quizás estés solo…
Usa material de calidad y cuida y MANTEN la bici. Aprende a usar las herramientas básicas de manos de profesionales y llévalas siempre contigo. Avisa siempre de tus planes y evita salir solo.
Pues ya está, va en serio.

Luis Ibergallartu (ver texto original)